Internet: Efectos en la lectura

5

lecdtura
(ATENCIÓN: la lectura de este material le llevará a leer 1.900 palabras aproximadamente, y 11.950 caracteres. Verifique si puede leerlo de un continuo y cuánto tiempo le insume)

Internet modificó los medios de transmisión cultural

El profesor de la UCLA, Leonard Kleinrock, fue el responsable de enviar aquel 29 de octubre de 1969 el primer mensaje a través de Internet.  El mensaje fue un texto: “hola”.

Desde esa fecha hasta la actualidad, la Web es utilizada en gran medida para transmitir textos; de diversa cantidad, calidad y profundidad. Esta cualidad modificó en gran medida la industria basada en la lectura y la escritura.

Internet experimentó su propia evolución partiendo de la transmisión de los textos escritos, el hipertexto, poco a poco se incorporan imágenes, posteriormente sonido, vídeos… En la actualidad las comunicaciones cara a cara y los programas que emite la televisión y películas streaming.

Esta expansión de la red a otras industrias de distribución de la cultura (cine, música, tv, educación ), como las editoriales, las casas discográficas, los periódicos de papel, las radios, los noticieros, los cines, etc, están sufriendo una contracción en la venta de sus productos convencionales.

Desde la aparición de los Smartphone, por su reducido tamaño, movilidad, conectividad, etc. el uso de Internet se hace cada vez más fácil y permanente. Los paquetes de datos permiten con un monto mínimo acceso a redes sociales y a navegación.

Internet disuelve la atención continua

Los sitios web, en la actual, tienden a ser cada vez más simples, pero dinámicos en la sucesión de imágenes y textos. Además, las herramientas de comunicación tienden a generar mensajes emergentes en los escritorios, alertando y, en no pocos casos, distrayendo.

En la Internet se tiende a cambiar de tarea o “ambiente de interacción” una y otra vez. Es una herramienta que puede ser disruptiva; que en cada momento intenta acaparar la atención con nuevos elementos, mensajes de correo, alertas de redes sociales, mensajes de chats, publicidad, etc.

Los cambios que provoca el uso continuo de Internet en las personas pueden ser observados también en los hábitos y modalidades de lectura.

Desde la oralidad a la conectividad

Los modos en que se ha ido transmitiendo el conocimiento a lo largo de la historia, desde la tradición oral, hasta la invención de la imprenta de tipos móviles hecho por Gutemberg hasta la comunicación digital por medio de la Web han afectado las habilidades de lectura y escritura.

En los sistemas de escritura más antiguos, el soporte sólo permitía pequeñas anotaciones; particularmente el de la escritura; en este proceso se reconoce al papiro como el primer soporte que permite una narración más completa, con los inconvenientes propios de difícil movilidad y la difícil localización de párrafos.

Otro cambio importante en la evolución de los modos de transmisión del conocimiento tiene que ver con el paso de la escritura continua a la escritura actual en la que incorporan los espacios entre las palabras, así como las reglas gramaticales. Todas ellas suponen un nuevo avance, haciendo posible la lectura en silencio.

Posteriormente el uso de los pergaminos produjo un mejor transporte y conservación de los libros, aun así seguían siendo sólo asequible a unos pocos ya que  debían ser escritos por escribas, y su producción era escasa.

Con la invención de la imprenta se produce un abaratamiento de los costes de reproducción de los libros, haciéndolos asequibles a un mayor número de personas. Cabe alertar que en esa época (1500 y posteriores) comienzan a reproducirse obras con una abundancia desconocida hasta el momento, que generó un tipo de shock sociocultural, provocando confusión en la gente por el exceso de información disponible.

En este marco, no son pocas las investigaciones que dan cuenta que los cerebros alfabetizados adquieren diferencias físicas y semánticas detectables en comparación con los no alfabetizados.

Cerebro lector  y el cerebro analfabeto

Cabe reconocer que la alfabetización, la capacidad de leer y escribir, es algo muy reciente en la historia del ser humano, para unos 15.000 años (en india y china) a 5.000 años (en mesopotamia).

Investigaciones de neurocientíficos dan cuenta que que el cerebro debió recurrir a lo que ya tenía para hacer frente a esta nueva e importante actividad mental. Los científicos creen que el ser humano no habría desarrollado mecanismos nuevos, genéticos o de desarrollo para la lectoescritura; es algo que exige bastante tiempo evolutivo.

Unos investigadores han realizado experimentos para medir su huella en el cerebro, analizando con técnicas de resonancia funcional el cerebro de 63 voluntarios brasileños y portugueses: 11 analfabetos, 22 alfabetizados ya de adultos y 31 que aprendieron a leer y escribir de niños.

Han identificado así las regiones cerebrales moduladas en la alfabetización, que están en zonas ya conocidas por su especialización en el vocabulario y en el reconocimiento visual de caras.

Además la alfabetización mejora las funciones del habla. Todavía no saben si estos cambios en la anatomía cerebral, esta especialización dedicada a leer y escribir, merman o no la capacidad, por ejemplo, de reconocer rostros.

Stanislas Dehaene (Universidad París-Sur) y sus colegas destacan en el informe de su investigación en la revista Science que no sólo se aprecian diferencias en el cerebro entre las personas analfabetas y alfabetizadas, sino que son notables también las diferencias en aquellos que aprendieron de adultos, lo que indica que la educación a edades tardías “puede refinar profundamente la organización de la corteza”.

El experimento es interesante, además, porque parte de los sometidos a resonancia funcional son analfabetos, mientras que la inmensa mayoría de los sujetos sanos de ensayos de este tipo son voluntarios de entornos académicos.

Durante las pruebas, los científicos presentaron a las 63 personas diferentes tareas de reconocimiento de rostros, problemas de cálculo y respuesta a frases oídas y leídas.

La alfabetización, ya sea adquirida en la infancia o en la edad adulta, refuerza la respuesta cerebral de varias maneras, explican Dehaene y sus colegas.

Por un lado relanza la organización de la corteza visual, pero también permite que, en respuesta a frases escritas, se active toda la red del lenguaje hablado en el hemisferio izquierdo.

“La capacidad de leer, una invención cultural tardía, se aproxima a la eficiencia de la vía de comunicación más evolucionada de la especie humana, que es el habla”, explican en Science.

En otras palabras el cerebro de los lectores se reorganiza para seguir la argumentación en la lectura, lo que promueve nuevas habilidades intelectuales.

Lectura superficial, lectura profunda

En la actualidad, sin ser muy consciente, la persona común y corriente, maneja varios alfabetos: (1) el alfabeto grecolatino, (2) los emoticons, (3) los iconos de la web, (4) señales de tránsito, y otros.

A pesar de la profusión de información en Internet y la continua lectura de la vida cotidiana, son lecturas superficiales y de poca duración, como la de los primeros mensajes escritos; carecen de la capacidad para producir un nivel de pensamiento crítico, analítico, profundo.

Cabe aclarar que a pesar de todo esto, los sujetos no han perdido del todo su capacidad de lectura reflexiva, crítica y a profundidad; sólo que exige que el lector realice un serio empeño y autopostergación, para tomarse el tiempo de lectura silenciosa y reflexiva; esta capacidad se desarrolla con un ejercicio diario hasta instalar hábitos de lectura tendientes para la creación y el pensamiento autónomo.

Lectura digital: características

La revista Adweed, en el año 2008, realizó un pequeño estudio sobre los hábitos de 4 personas comunes: un docente, un barbero, un farmacéutico y agente inmobiliario. Entre sí tenían hábitos muy distintos, reveló que a pesar de no tener prácticas de vida similares, si tienen en común el hecho de que no realizan durante todo el día lecturas sobre papel impreso, sin embargo eso no significa que no lean; leen en internet.

En este marco es importante reconocer que en la actualidad se lee mucho más, ya que todo el tiempo que se pasa delante de una pantalla – tiempo que progresivamente va en aumento – se está leyendo.

Los nuevos medios de comunicación, y la prensa en Internet han cambiado su diseño para hacer la lectura más asequible y eficiente a sus lectores, mostrando pequeños resúmenes y enlaces a un desarrollo más pormenorizado de la noticia. Hoy día los programas radiales top, le dedican más del 15% a la lectura de los mensajes de whatsapp de los oyentes.

 

El mundo del espectáculo y los eventos se está expandiendo por la red, mediante mensajes en Twitter y comentarios en Facebook, se están comenzando a realizar votaciones mediante dispositivos móviles, sobre actuaciones que se están produciendo en ese momento,   mediante mensajes, así como la participación en congresos.

Las propias bibliotecas están cambiando, facilitando otros servicios, como accesos a Internet y redes wifi. Los libros digitales incorporan conexiones a Internet y al marcar palabras búsquedas automáticas a diccionarios, Wikipedia o Google.

Tienen capacidad para transportar toda una biblioteca personal. El cambio de formato cambia también de contenido, un e-book no es un libro tradicional en formato digital, sino que incorpora enlaces a otros sitios de Internet y medios audiovisuales.

Lectura digital: consecuencias

Se han identificado efectos de la lectura de textos digitales. Algunas personas afirman que pierden su concentración, cambiando de actividad durante la lectura y posteriormente recuerdan con menos claridad lo que han leído.

Con el uso de estos nuevos medios se está cambiando la manera de leer, al mismo tiempo que cambian los estilos de redacción de los escritores de libros. El caso del grupo de  jóvenes japonesas que comenzó a escribir cuentos a través del smartphone, los compartían entre ellas, y de ahí surgieron novelas, que posteriormente se editaron en papel, estando tres de ellas entre los libros más vendidos en Japón en 2007.

Pronto los libros incorporarán críticas comentarios y notas de otros lectores. Ya se tiene novelas a través de whatsapp y facebook así como literatura que combina varios medios: texto, audio, video.

Lectura digital: atención y retención

Varios estudios se realizaron para confirmar la veracidad de estos cambios. Una de las pruebas compara la capacidad de retención que tienen las personas cuando leen textos con hipervínculos, en comparación con los que leen textos lineales.

Los resultados dan cuenta que las personas que leían el texto lineal lo hacían con mayor rapidez y que así mismo retenían la información de forma más permanente que aquellos que habían leído el mismo texto con hipervínculos.

Estudios y encuestas realizados sobre el tipo de lectura que realiza la gente en Internet determinan que los visitantes de las páginas web leen un porcentaje bastante pequeño de lo que dichas páginas contienen. Al parecer,  rastrean el texto buscando palabras clave y párrafos o frases sueltas.

Lo que se hace en internet no es una lectura reflexiva sino el rastreo de cuestiones concretas. El  permanente salto de unas páginas a otras hace que se pierda la concentración y la permanencia de lo que se lee.

 

FUENTES:

Carr Nicholas (2011). ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes?: Superficiales. Taurus, Madrid, España.
A.R. 2010. Aprender a leer y escribir deja huella en el cerebro. Diario Digital El País. Madrid, España. Publicada 12.11.2010. Consultada: 08.03.2017. Disponible en: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2010/11/12/actualidad/1289516401_850215.html.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s